Lunes, 07 de Julio de 2014 09:47

La Búsqueda de Prestigio, Protagonismo, Fama y Banalidad -La Forma Garantizada de Perdernos-

por  Rubén Rivas
Vota este articulo
(1 Voto)

Es maravilloso observar como muchos niños disfrutan y se gozan de una vida sencilla pero rica en experiencias presentes, tomando cada instante como un encuentro único, irrepetible, sensible y gratificante. Bastaría cualquier objeto o la interacción con otra persona para darle sentido de satisfacción. Su natural curiosidad, agudeza, búsqueda, sencillez e intrínseco sentido de jugueteo espontáneo le permiten disfrutar sin tener que desembolsar ni perder nada de sí mismos. Y digo, muchos niños, ya que muchos otros, están perdiendo este caudal de placer sano. Estos pequeños seres aún mantienen virginal sus creencias de lo que es complaciente y estimulante.

Pero ¿qué nos sucede que echamos a perder esa diversión garantizada de vivir? Se ha dicho que el cinismo viene con la edad y con la edad también sobrevienen una serie de pérdidas de nuestros tesoros. Conforme crecemos, entramos a un proceso continuo de aprendizaje y en él adquirimos toneladas de ideas y creencias que gradualmente van soterrando nuestra naturaleza y nuestra riqueza esencial. Uno de estos nocivos aprendizajes radica en la creencia que debemos ocupar posiciones o roles protagónicos en nuestras vidas, a fin de tener una existencia relevante, plena, fabulosa y así dejar de ser uno más en medio de los demás.

Es de este modo como da inicio una de las mayores mentiras de la vida: tener fama, prestigio, poder,  reconocimiento, presencia, renombre y figurar, nos hará tener una vida espectacular y majestuosa. En función de esta farsa, generamos todo un patrón de comportamiento, refinado normalmente, imperceptible para nosotros mismos, pero eficaz, para ocupar tiempo y energías en construir una “imagen” que venda en los otros un mensaje que somos capaces para ser considerados como “mejores”, con valía suficiente para destacarnos en posiciones sociales y laborales. Pareciese que solo importa algo: que lo que hagamos, sin discriminar el ámbito donde estemos (hogar, trabajo, estudios, vecindario, sociedad, amistades), debe enfocarse primordialmente a que  debemos imponernos al grado que se visualice y reconozca nuestra “superioridad”. Ese afán perenne se agudiza en ambientes laborales donde se premia el individualismo en menos cabo de la integración de equipos edificantes. De hecho ocupamos recursos ilimitados para ganar estatus que en aportar realmente al crecimiento empresarial, ya que difícilmente se podrá progresar propiciando protagonismos individuales. Mientras eso sucede, otros en la misma organización apuntalan sus armas para derribar al contrincante de sus pedestales y así ellos ascender y en esta dinámica más que poseer un organigrama, acabamos por construir verdaderos “organidramas”.

La danza tribal perpetua alrededor de hacernos de honores y los rituales para conservarlos adquiere una robustez tal que se incrusta en nuestra cosmovisión al grado que nos parece “natural” aspirar a los triunfos de un sistema altamente competitivo, frío y voraz. Y es así como nos concentramos en ganar meritos en reconocimientos efímeros que sólo tienen sensación de placer y satisfacción, en tanto subsista el espectáculo artificial de aplausos de un público vacío y frívolo. Bajo ninguna circunstancia lo anterior puede tener persistencia y sustentación, fundamentalmente porque son placeres vanos, caducos, y que en el carrusel de la vida, nadie puede entronizarse en una posición “privilegiada”. Más tarde o más temprano, acabará y el descenso es seguro. De allí que mucho de la dinámica que se vive es la de esmerarnos irracionalmente en obtener ese encumbramiento y exaltación del ego, y luego, en mortificarnos al pensar en perderla eventualmente. De todo esto, se deriva un esquema de vida insensato, insensible, irreflexivo, agresivo y temeroso.

Asociado a la búsqueda de prestigio y fama, está la constante lucha de egos entre los machos alfas de nuestra cultura competitiva, en la que se despliega cada estrategia y táctica para hacernos de poder fugaz  que nos permita la débil y temporal sensación de “ser” alguien. Lo paradójico está que lejos de ser alguien acabamos por ocultar nuestro verdadero ser, perdiendo lo fundamental por una idea de grandeza fatua. Es así como podemos observar historias de personajes exitosos en su momento y luego verlos devastados por el declive del imperio ilusorio construido. En esta derrota real ni siquiera pueden hacer uso de sus recursos internos  como la razón, la humildad, la sensatez, el balance, la prudencia, porque éstos quedan avasallados por las destructoras ideas de ganar protagonismo externo a cualquier precio.

Al final de todo este proceso, habremos consumido exceso de energía, ansiedad, frenesí y tiempo para sólo percatarnos que aunque hubiésemos logrado un breve espacio de “triunfo” y elogios serviles, producto de  alimentar nuestra vanidad, es algo pasajero, perecedero y sin valor real, que nos desvió de una vida sobria, serena, centrada en valores trascendentales como la verdad, el crecimiento del interior y el disfrute de relaciones constructivas; todo ajeno a la creencia que sólo podemos alcanzar la felicidad si asumimos roles imponentes y agigantados en nuestro entorno inmediato.

Para nuestra fortuna, esos planteamientos que nos hicieron creer como ciertos y pétreos, sólo resultan ser ideas tan superficiales y frágiles que con un constante ejercicio de tomar conciencia de su falsedad, hará que podamos liberarnos de su tiranía y poder retomar una vida realmente significativa y valiosa. Ahora  la creencia a prevalecer debería ser la satisfacción de llevar una vida sabia, libre, ponderada, reflexiva, en sintonía con nuestra naturaleza primaria: la de ser personas auténticas, coherentes con nuestro verdadero ser, antes de ser individuos con supremacía social impuesta. No será fácil desvirtuarlo, pero sí se podrá lograr de mantener la voluntad por retomar el verdadero sentido de una vida que vale la pena tener.

 

Que tontos son aquellos que se alejan de lo que es real, verdadero y duradero y en cambio persiguen las formas fugaces del mundo material, formas que son simples reflejos en el espejo del ego” - Han Shan

 

“Vuestra fama es como la flor; que brota y muere; y la marchita el mismo sol que la hizo nacer de la acerba tierra” - Dante Alighieri

 

Sí se encuentra interesado(a) en ampliar sobre el tema, comuníquese al (503) 2243-0693 a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , www.coachinginteractivo.com

Consulte otros artículos de interés para su desarrollo personal y el de sus colaboradores.

Ultima modificacion el Lunes, 07 de Julio de 2014 11:35

Ultimos articulos de Rubén Rivas

ir arriba